Skip to main content

INTELIGENCIA EMOCIONAL: UN RESUMEN EJECUTIVO

 

(Ilustración: Getty Images)



Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo

www.jorgemanuelzelaya.com

Enero 20, 2021

 
 “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

  Baltasar Gracián

 

 

El concepto de inteligencia emocional es tan apasionante, interesante e importante que fácilmente podría escribir muchos párrafos al respecto. Sin embargo he decidido hacer básicamente lo opuesto. Me he retado a mí mismo para escribir la mayor cantidad de contenido en la menor cantidad de párrafos. Es decir, me atreveré a escribir un resumen ejecutivo.

La primera vez que escuché la frase inteligencia emocional fue en 1995 cuando Daniel Goleman, el ilustre doctor en psicología de la Universidad de Harvard (discípulo del famoso psicólogo David McClelland), escribió el libro que colocó el concepto en la vitrina mundial. Lo curioso es que Goleman no es el descubridor del término inteligencia emocional, ya que fueron los científicos Peter Salovey y John D. Mayer quienes lo hicieron en 1990.

El libro escrito por Daniel Goleman se convirtió en un Best Seller del New York Times por año y medio, llegando a millones de personas, habiendo sido traducido a 40 idiomas. Sin embargo, el mérito mas grande del libro no fue su propia venta, sino el efecto secundario de que prácticamente todos queríamos saber de qué se trataba esta combinación de palabras, consideradas por algunos hasta esa fecha como antagónicas entre sí mismas.

Inteligencia emocional en síntesis se define como la habilidad de percibir, identificar, comprender y regular emociones propias y de los demás en la búsqueda de un crecimiento. Dicho esto, el elemento mas catalítico o transformador del concepto es que la inteligencia emocional es diferente de la inteligencia cognitiva–intelectual. Por mucho tiempo la humanidad había asignado a la inteligencia intelectual el casi único predictor de éxito personal y profesional. Personas con alto coeficiente intelectual estaban casi condenadas a triunfar, independientemente de casi cualquier otro factor, después de obtener resultados de 115 o más en su examen de inteligencia.

Daniel Goleman dió inicio a una revolución silenciosa, donde se abría la puerta al concepto de que quien tuviera un alto coeficiente emocional podría llegar aún más lejos que aquel que tuviera un alto coeficiente intelectual. Después de 25 años de la publicación del libro, de numerosos estudios científicos y experiencias de campo llevadas a cabo por distinguidos investigadores de diferentes latitudes en el tema, me permito sintetizar unos cuantos puntos relevantes para entender y aplicar en nuestras vidas este extraordinario concepto.


1.                  La inteligencia emocional tiene 5 componentes básicos. a) La autoconciencia (capacidad de reconocer las emociones personales y sus efectos en los demás); b) La autorregulación (capacidad de controlar o redirigir los impulsos y los estados de ánimo); c) La motivación interna (pasión por trabajar por razones internas más allá de estatus o remuneración); d) Empatía (capacidad de comprender la estructura emocional de otras personas y habilidad para lidiar con ellos); e) Habilidades Sociales (gestión de relaciones con los demás, creación de redes, eficacia para liderar cambio).

2.                  El coeficiente de inteligencia emocional puede incrementarse. A diferencia del coeficiente de la inteligencia cognitiva-intelectual, el coeficiente de inteligencia emocional puede desarrollarse e incrementarse en unidades significativas independientes de elementos condicionantes como la edad, sexo y status social. Estos últimos siempre tienen cierta influencia; pero no es tan determinante.

3.                               La personalidad y la inteligencia emocional no son sinónimos. Habiendo ya definido lo que es inteligencia emocional me atreveré a definir personalidad como la suma de temperamento (determinado predominantemente por la herencia genética) y carácter (determinando predominantemente por la conducta del individuo en su medio ambiente). Lo anterior nos permite entender que seres humanos con diferentes tipos de personalidad pueden desarrollar inteligencia emocional.

4.                       En el ambiente de trabajo, la inteligencia emocional puede ser, en algunos casos, hasta más importante que la inteligencia cognitivo-intelectual.Los resultados de varios estudios en diferentes industrias han brindado datos interesantes. Las investigaciones del Centro para el Liderazgo Creativo en Estados Unidos (20,000 personas en 2,000 organizaciones, entre ellas 80/100 de las Empresas Fortune 100) han dado como resultado que las tres razones para no alcanzar las metas en las organizaciones son: a) Dificultad en manejo del cambio, b) Casi nula habilidad para trabajar en equipo y c) Muy pobres relaciones interpersonales. En pocas palabras, carencia de competencias de inteligencia emocional.

5.                              Invertir en el desarrollo de inteligencia emocional (individual, familiar, en el trabajo o en la sociedad en general) es rentable. La premisa de la superlativa importancia de las metas en cualquier organización de seres humanos nos lleva a descubrir que son las habilidades de inteligencia emocional del líder y de los colaboradores las que brindaran eficiencia y eficacia de una manera más sostenible para alcanzar dichas metas. 

6.                        En los próximos 10 años la inteligencia emocional será más importante que nunca. Con una acelerada marcha de la incorporación de inteligencia artificial en el mundo de hoy, en el marco de la Cuarta Revolución Industrial (Klaus Schwab 2015), la inteligencia emocional se volverá una especie de ventaja competitiva a nivel individual y organizacional en el mundo.

7.                          Cinco acciones prácticas para aumentar el coeficiente de inteligencia emocional. Me permito compartir algunas acciones que pueden ayudarnos a mejorarla: a) Establecer un sistema simple para manejar efectivamente el estrés; b) Enfrentar cada problema como una situación, no como un problema; c) Aprender a describir, con nombre y apellido, la emoción que sentimos; d) Redefinir cómo reaccionar ante una persona negativa, antes de expresarlo en palabras o acciones, y e) Practicar voluntariado por los más necesitados como medio para desarrollar empatía práctica.

 

Las emociones son, por definición, los principales motivadores de la conducta humana. Sin embargo, el ser humano es bastante imperfecto para lidiar con ellas, tanto a nivel individual como organizacional, como familia o como sociedad, como nación o como planeta. Ser inteligente emocionalmente no es sinónimo de debilidad, sino precisamente lo contrario. Es sinónimo de fortaleza. La mejor noticia es que podemos aprender, crecer y evolucionar en nuestra búsqueda de inteligencia emocional cada día de nuestra vida. Hoy podría ser un buen día para hacerlo.


Comments

  1. Hoy casualmente en mi devocional encontré e que hablaba sobre INTELIGENCIA EMOCIONAL, lo cual como usted lo indica basado en escritos no es lo mismo que inteligencia intelectual. Humildemente mi aporte sería que me asombra mucho el hecho que en la Biblia habla sobre el tema, así que es un tema que va más allá de lo académico por así decirlo, básicamente es la inteligencia emocional la que te hace discernir y tomar decisiones.

    Le dejo una cita en dos versiones diferentes.

    Proverbios 4:7
    Sabiduría ante todo, ¡adquiere sabiduría! Sobre todo lo que posees, ¡adquiere inteligencia! RV95

    Proverbios 4:7
    La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría! Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento. NVI

    Gracias por tan buenos escritos.

    ReplyDelete
  2. Eso de aprender a manejar el estrés definitivamente facilita otra cosas, en cualquier ámbito y ahorra muchos problemas.
    Interesante resumen.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

EL DECÁLOGO DE MAVILA

  “Un viaje de mil millas debe comenzar con un simple paso” Proverbio Chino. En mis clases de Gestión de la Calidad en los distintos Programas de Maestría en la Universidad Católica de Honduras, hay un tema que me apasiona particularmente porque tiene que ver directamente con mi país, con la Región Centroamericana y con Latinoamérica entera. Es un tema teórico pero con una aplicación práctica real. Es un tema fácil de entender, pero difícil de aplicar. Es un tema en que todos coincidimos, pero pocos aplicamos. Ese tema es el Decálogo del Desarrollo de Octavio Mavila. Octavio Mavila, distribuidor de motocicletas japonesas en Perú durante décadas, viajó varias veces al Japón por negocios. Su inquietud por saber cuál era la diferencia principal entre los obreros japoneses y peruanos lo llevó a estudiar con detenimiento cada viaje y descubrir que la clave era la forma como los niños japoneses aprendían progresivamente los valores de la vida. Tal observación lo impul

FERNANDO HERRERA: EL PROFESOR DE 33 AÑOS DE EDAD CON 137,000 ALUMNOS.

    Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Junio 11, 2019                                        La primera vez que platiqu é en persona con Fernando Herrera me pareció un hombre sencillo, un tanto introvertido y con sinceros deseos de compartir sus conocimientos y experiencias. Me senté con él en un modesto café en un concurrido centro comercial de Tegucigalpa, Honduras en una tarde de miércoles.   Cuando terminé la reunión con él, yo seguía pensando lo mismo que al inicio; pero ahora yo tenía ciertos adjetivos que agregar para describir a Fernando. Adjetivos para describir los impresionantes números logrados por este joven nacido en Guápiles, provincia de Limón, en el caribe de la hermana república de Costa Rica hace 33 años.   Nunca me imaginé que estaba hablando con el instructor con más alumnos registrados (137,922 alumnos en 22 cursos) en idioma español (España y América Latina juntas ) en UDEMY ( plataforma en línea de aprendizaje cuyo p

EL LIDERAZGO DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

    Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Octubre 7, 2020         “Empieza por hacer lo que sea necesario; luego haz lo que sea posible y de repente estarás haciendo lo imposible.” --   San Francisco de Asís      Escribir estas líneas es enfrentar un majestuoso reto.   Estas líneas no son una biografía ni un escrito religioso. Son un análisis contemporáneo, desde el punto de vista humano, de un liderazgo transformativo como pocos:   El liderazgo de San Francisco de Asís.   San Francesco d’ Assisi nació en 1182 bajo el nombre de Giovanni di Pietro Bernardone   para llegar a convertirse en una de las figuras más prominentes de la espiritualidad cristiana de todos los tiempos. Las enseñanzas de su vida se mantienen con fresca relevancia y vitalidad    más de 700 años después de su muerte. Tal vez, hoy día, más que nunca. La vida de San Francisco de Asis es sencillamente una historia extraordinaria de inicio a fin. Está repleta de contrastes, luc