Skip to main content

100 DÍAS SIN PARAR


 




Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo
www.jorgemanuelzelaya.com
Junio 24,2020


 No tienes que ser el mejor, el más rápido o el más fuerte escalador para llegar a la cima de la montaña. Solo tienes que ser absolutamente imparable para poner un pie delante del otro.”
     Alison Levine, escaladora que alcanzó los 7 picos más altos del mundo y los dos polos.


Estas líneas que estoy escribiendo tienen un objetivo. Tienen un propósito. Tienen un sentido. Me fascina la idea de usted descubra el propósito antes de llegar al final.
Acaban de cumplirse 100 días exactamente desde el momento en que inició la cuarentena en mi país por la pandemia del Coronavirus. El virus (SARS‑CoV‑2), que produce la enfermedad del COVID 19, ha hecho que, en la mayoría de los países del mundo, incluyendo el mío, las economías cierren (o por lo menos reduzcan sustancialmente) sus actividades normales propiciando un encierro que pueda generar aislamiento o distanciamiento que genere una verdadera (al menos esperada) reducción en contagio del virus.
En medio del dolor por los fallecidos por el virus, la pena por el sufrimiento de sus familias, la lucha incansable de TODAS las personas que en primera línea de trabajo protegen nuestra salud, surge la inevitable sensación de miedo e incertidumbre de los que nos quedamos recluidos. De repente mi familia se encontró en casa todo el tiempo, mis emprendimientos empezaron a reducir sus ingresos ostensiblemente y no podíamos reunirnos con familiares y amigos cercanos.
Sin embargo, desde el primer día de la cuarentena tomé una decisión (realmente la tomé unos días antes). No quería que el confinamiento tuviera sabor a vacaciones (está de más decir que todo emprendedor sabe que si no hay ingresos no hay operación). Y tomé una decisión que, viéndola hoy en retrospectiva, ha sido una de las mejores decisiones de mi vida (aún en medio de una pandemia…o talvez gracias a ella).
La decisión consistió en proponerme entrenar en ejercicio físico en mi casa durante el tiempo que estuviera encerrado. Me propuse que no iba a permitir pensamientos negativos que, como encantadores de serpientes, me sedujeran a no hacer ejercicio. La decisión fue tomada producto de una mezcla de supervivencia, reto y hábito. Me parece importante acotar que yo ya entrenaba en el gimnasio antes de que ocurriera la pandemia, por lo que ya existía un precedente.
Pero lo que sucedió es realmente inexplicable. El día de hoy he cumplido 100 días seguidos de hacer ejercicio sin interrumpir un solo día. Eso incluye domingos, semana santa, feriados, días con gripe o sin ninguna motivación para hacerlo.  NUNCA en mi vida, ni cuando entrené para correr mi primera 21k o inclusive mi 42k pude lograr entrenar 100 días seguidos.  Ahora bien, no escribo estas líneas para alimentar mi ego con el aplauso de lo logrado. Mi ego podría ser reducido notablemente si mi entrenador revisara con detenimiento mi App (llámese a 5 hojas de papel bond engrapadas que están colocadas en una tabla con un lápiz, donde religiosamente escribo lo que hago cada día a manera de bitácora de las rutinas de ejercicio realizadas)

En lo personal creo que hay tres grandes lecciones aprendidas de estos 100 días

LECCIÓN #1: SACARLE EL LADO POSITIVO A ALGO NEGATIVO.
Desde las frases del estadista Winston Churchill hasta  las acciones del científico Isaac Newton, desde los testimonios de personas sobrevivientes de cáncer hasta emprendedores de todas las latitudes, podemos observar  ejemplos claros que se puede sacar lo positivo de una crisis. Sin embargo, por alguna razón pensamos que eso solo aplica a grandes logros o metas.  En estos 100 días he aprendido que las cosas sencillas y pequeñas pueden generar alto impacto si son hechos con amor, pasión, disciplina y enfoque a meta. Mi logro realmente no es el mejor de los resultados en cuanto a masa muscular en bíceps, tríceps, hombro o abdomen.   Pero ahora puedo predicar algo que practico y no al revés. Es posible que la suerte (definida con cuando la oportunidad se intercepta con la capacidad) haya jugado un papel favorable para mí en estos 100 días. Suerte porque un amigo me prestó el equipo, porque mi casa tiene espacio para hacer ejercicio, porque no tuve que viajar de trabajo o porque no me enfermé del virus. Podría ser. Sin embargo, mi meta fue trabajar en lo que podía controlar y no esperar al beneficio de  la suerte.

TODOS podemos sacarle algo positivo a una crisis.


 LECCIÓN #2: EL HABITO ES EL CIMIENTO DEL EDIFICIO DE NUESTRAS VIDAS
Mi fascinación con el estudio científico de los hábitos, nace en la década de los 90s con el libro de Los 7 hábitos de la persona altamente efectiva de Stephen Covey hasta el punto de haber intercambiado impresiones sobre ese tema personalmente con él  , cuando asistí a uno de sus seminarios. Desde ese entonces me he vuelto un ávido lector y voraz estudiante del tema. Nunca me imaginé que con algo tan insignificante como hacer ejercicio en mi casa en cuarentena de pandemia, pondría a prueba en mí mismo la teoría de formación de un hábito de los 21 días o la de los 66 días (Universidad de Londres). Hoy llevo 100 días y ya no es aceptable para mi dejar de hacerlo.

TODOS podemos desarrollar buenos hábitos aún en crisis.


LECCIÓN #3: ESTOY 101% CONVENCIDO QUE ES MÁS IMPORTANTE SER EFECTIVO (EFICAZ)  QUE EFICIENTE

Hace unos cuantos años propuse una fórmula para que toda persona que asistiera a mis clases, seminarios o conferencias aprendiera el término Productividad = Eficiencia + Efectividad (eficacia). Eficiencia  se define como el uso inteligente de los recursos a mi disposición: humanos, técnicos, financieros, tiempo y energía. Efectividad (eficacia) es el logro de la meta deseada.  Peter Drucker, el más sobresaliente pensador de management en los últimos 200 años en mi opinión, siempre puntualizó que  preferiría ser efectivo que ser eficiente.  Completamente de acuerdo. Mi meta era no dejar de hacer ejercicio ni un solo día por ninguna causa. Ciertos días tuve entrenamientos durísimos que nunca pensé que finalizaría. Hubo días (muy pocos) que el entrenamiento solo fue un set de abdominales. Mi meta, era al final,  vencerme a mí mismo cada día. Nunca imaginé que llegaría a 100 días.

TODOS podemos lograr metas, si colocamos un pie adelante del otro aún en crisis.

Al inicio manifesté que estas líneas tenían un propósito. El propósito es demostrar que los hábitos pequeños, casi insignificantes,  pueden tener un efecto acumulativo y catalizador impresionante al final. Ahora bien. En este momento mi mente se pregunta: ¿Será posible que una vez generado este hábito de hacer ejercicio diariamente, pueda yo incorporarle un nuevo hábito encima…como el primer piso del edificio sobre de los cimientos? ¿Será posible incorporarle Kaizen (mejora continua en japonés) al habito desarrollado? Con certeza no lo sé. Pero, no pierdo absolutamente nada con intentarlo.   


 




Comments

  1. Gracias por tan bonito mensaje. Llega a lo mas profundo de nuestro ser y nos motiva a seguir adelante con confianza.

    Gracias x >....

    ReplyDelete
  2. Gracias Maestro Jorge por mostrarnos como ser fuertes en medio de la incertidumbre, su demostración de establecer un reto y alcanzar un hábito, superando barreras nos hace reflexionar y preguntarnos que habremos logrado las personas al final de esta pandemia? , habremos incorporado nuevos hábitos personales y familiares seremos los mismos de antes?

    Muchas gracias por compartir sus útiles trabajos que nos ayudan a reflexionar como podemos ser mejor cada día, bendiciones.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

EL DECÁLOGO DE MAVILA

“Un viaje de mil millas debe comenzar con un simple paso” Proverbio Chino.

En mis clases de Gestión de la Calidad en los distintos Programas de Maestría en la Universidad Católica de Honduras, hay un tema que me apasiona particularmente porque tiene que ver directamente con mi país, con la Región Centroamericana y con Latinoamérica entera. Es un tema teórico pero con una aplicación práctica real. Es un tema fácil de entender, pero difícil de aplicar. Es un tema en que todos coincidimos, pero pocos aplicamos. Ese tema es el Decálogo del Desarrollo de Octavio Mavila.

Octavio Mavila, distribuidor de motocicletas japonesas en Perú durante décadas, viajó varias veces al Japón por negocios. Su inquietud por saber cuál era la diferencia principal entre los obreros japoneses y peruanos lo llevó a estudiar con detenimiento cada viaje y descubrir que la clave era la forma como los niños japoneses aprendían progresivamente los valores de la vida. Tal observación lo impulsó a fundar el Instituto del …

DOMINGO DE PASCUA. JESÚS HA RESUCITADO

Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Abril 21, 2019 En lo personal como creyente, me tomó varios años internalizar por completo que la Pascua de la Resurrección es más importante que la Pascua de Navidad. La Pascua de la Resurrección es el centro de la fe cristiana. Representa el triunfo de la vida sobre la muerte, es la manifestación última de la fe en Cristo Jesús. Sin embargo, esta tremenda fiesta de conmemoración de que Jesús venció a la muerte, no puede quedar como una celebración casual o como acontecimiento anual de calendario. Jesús ha resucitado por una razón. La razón de la vida sobre la muerte, es decir, por una razón de esperanza de vida eterna. En lo personal, me parece que una buena manera de “operacionalizar” ( léase aplicar de manera práctica , real, concreta y directa tan magnánimo acontecimiento en nuestra bastante imperfecta y mundana vida diaria) la resurrección de Jesús podría ser de tres maneras: 1) Entender como Jesús llegó a este momento. 2) L…

ESPERANZA EN MEDIO DE CRISIS

Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Marzo 25, 2020

Hola. Mi nombre es Jorge Manuel Zelaya Fajardo y quiero compartir algo con usted. Estas palabrasno buscan ser un estudio epidemiológico del Covid 19. Estas palabras no buscan ser un análisis macroeconómico de la realidad mundial. Estas palabras tampoco buscaran darle una dosis de falsos azúcares motivacionales para negar la realidad. Estas palabras lo único que buscan es que usted aplique, en su vida personal y profesional, cinco (5) acciones prácticas de fácil aplicación y alto impactoque puedan ayudar a aumentar en un% (aunque fuese pequeño) su bienestar en los próximos días o semanas. Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el coronavirus (COVID -19) como una pandemia, comencé a sentir que el virus nacido en Wuhan, China a fines del año pasado podía tocar las puertas de mi ciudad en cualquier momento. Y lo hizo. Aquellos que no recuerdan la historia están condenados a repetirla decía George Santa…