Skip to main content

LA RENTABILIDAD DE UN ERROR



Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo
www.jorgemanuelzelaya.com
Enero 15, 2020



Rentabilidad es un término del vocabulario financiero que la Real Academia Española de la Lengua (RAE) define como capacidad de generar beneficio, provecho o utilidad. Lo  anterior me lleva a  que en estas breves líneas me atreva a  extrapolar (aplicarla a otro plano para concluir algo) la palabra rentabilidad al tema del error humano.
Uno de las historias que más me han impresionado sobre la extraordinaria carrera profesional de Jack Welch (Director Ejecutivo de General Electric de 1981 a 2001, considerado uno de los más sobresalientes líderes empresariales de todos los tiempos) fue cuando leí su libro Straight from the Gut (Hablando Claro en la versión en español)  en el año 2002 y en un pasaje explicaba lo que le había pasado a Welch cuando accidentalmente explotó una planta química en 1963. Afortunadamente nadie falleció en el incidente  ni hubo daños humanos.  Jack Welch estaba convencido que lo iban a despedir por lo sucedido. La magnitud del error cometido era tal que no se imaginaba nada diferente a un despido inmediato y sin contemplaciones. Sin embargo algo muy extraño sucedió. Cuando se presentó  a enfrentar a su jefe, este lo recibió con un ejercicio básico del método Socrático. Inmediatamente le  hizo 4 preguntas: ¿Por qué sucedió el accidente? ¿Qué hubieras hecho diferente? ¿Por qué hiciste lo que hiciste? ¿ ¿Por qué no hiciste otra cosa? Completamente asombrado, poco después Welch le preguntó a su jefe: ¿Estoy despedido? Y su jefe le contestó: ¨No. Como te vamos a despedir si acabamos de invertir miles de dólares en capacitarte como explotar plantas. Ahora tu responsabilidad es  entrenar a todos nuestros jefes    en todas nuestras plantas en el mundo,  como no explotarlas.¨
Impresionante historia. Error no es sinónimo de fracaso. Error es parte de un proceso que nos ha desviado de ir del punto  A al punto  B. Fracaso es un estado emocional donde hemos tomado una decisión consciente de que ya no seguiremos adelante porque nos afecta demasiado  lo que sucedió y no es posible intentar de nuevo.
Errar es de humanos, es algo inevitable. Es intrínseco a la naturaleza de cada uno de nosotros; pero también es único en  la especie humana, aprender del error cometido, evolucionando al buscar no cometerlo de nuevo. No tomar ese camino, ya que hemos probado que no nos lleva al destino.
Si usted es un lector escéptico, estará pensando: Estas líneas solo son una justificación para equivocarse y salir bien librado. Nada más lejos de la verdad.
En mi vida personal y profesional doy fe de haber cometido más errores que aciertos. Mi análisis contable demuestra diferencia numérica considerable.  Errores dolorosos cometidos  me han costado dinero, tiempo perdido y hasta puestos de trabajo. Cometer un error es humano, pero cometer el mismo error repetidamente indica un comportamiento que tiende a lo patológico.   ¨Hay que cometer errores nuevos todos los días, nunca los mismos viejos¨ es una de las frases más acertadas de Esther Dyson destacada economista de la Universidad de Harvard. Estoy completamente de acuerdo con ella.
En mis clases en la universidad  o en los seminarios que imparto siempre pongo de ejemplo que un creyente católico no debería confesarse de un pecado con el padre en el sacramento de la  confesión, ser absuelto y de ahí volver a cometer el mismo pecado una y otra vez cada semana. Aunque la misericordia es inmensa y pletórica, no debe por ello el creyente abusar de ella. Preguntarse porque lo hizo puede llevar a un cambio de actitud y comportamiento que evite volver a cometer el mismo error.
Estoy claro que hay cierta escala de la magnitud de los errores. Hay errores fatales con consecuencias fatales. De ahí que el error debe atacarse con rigor matemático y apreciación filosófica, para quitarle esa tremenda carga emocional de culpa que no nos ayuda en nada. Usted comete un error, hágase responsable de las consecuencias de lo sucedido, no se martirice o victimice sintiendo culpa extraordinaria. Todo error tiene consecuencias.  
El ser humano se siente suficientemente mal cuando comete errores. No necesita escarmiento público.  Los extraordinarios jefes llaman la atención en privado  por el error cometido a la vez que premian en público. Los mediocres   hacen exactamente lo contrario.
Para concluir creo que un algoritmo práctico cuando cometemos un error es hacer tres cosas:   a) Hacerse las preguntas duras de porque pasó lo que pasó, b) Hacerse absolutamente responsable de las consecuencias de lo sucedido y c) Solucionarlo, corregirlo para que no se vuelva a dar  y moverse hacia adelante lo más rápido posible. Por supuesto que esto, como la mayor parte de los retos de mejora organizacional y personal, es mucho  más fácil decirlo que hacerlo.
El error cometido es uno de los mejores profesores del mundo. Nos hace pensar y reflexionar. Nos hace planificar y presupuestar. Nos hace evaluar y mejorar. Ahora bien, uno tiene que estar en clase para aprender del profesor y poner en práctica lo aprendido, ya que el verdadero conocimiento es un archivo ejecutable. Aprender de nuestros errores, sin culparnos, es muy efectivo y sobre todo, rentable. 

Comments

  1. Excelente y extraordinaria reflexion , errores cometeremos muchos en la vida , pero de cada uno de ellos debemos aprender , los errores nos ayudan a tener otra perspectiva de la vida otra cara de la moneda , los errores nos ayudan a crecer y a mejorar .

    Saludos .

    ReplyDelete
  2. Me gusta mucho lo de hacerse responsable de lo sucedido. Hay que interiorizar los errores. Más bien errores son experiencias me enseñó un maestro hace algunos años.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

EL DECÁLOGO DE MAVILA

“Un viaje de mil millas debe comenzar con un simple paso” Proverbio Chino.

En mis clases de Gestión de la Calidad en los distintos Programas de Maestría en la Universidad Católica de Honduras, hay un tema que me apasiona particularmente porque tiene que ver directamente con mi país, con la Región Centroamericana y con Latinoamérica entera. Es un tema teórico pero con una aplicación práctica real. Es un tema fácil de entender, pero difícil de aplicar. Es un tema en que todos coincidimos, pero pocos aplicamos. Ese tema es el Decálogo del Desarrollo de Octavio Mavila.

Octavio Mavila, distribuidor de motocicletas japonesas en Perú durante décadas, viajó varias veces al Japón por negocios. Su inquietud por saber cuál era la diferencia principal entre los obreros japoneses y peruanos lo llevó a estudiar con detenimiento cada viaje y descubrir que la clave era la forma como los niños japoneses aprendían progresivamente los valores de la vida. Tal observación lo impulsó a fundar el Instituto del …

FERNANDO HERRERA: EL PROFESOR DE 33 AÑOS DE EDAD CON 137,000 ALUMNOS.

Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Junio 11, 2019 La primera vez que platiqué en persona con Fernando Herrera me pareció un hombre sencillo, un tanto introvertido y con sinceros deseos de compartir sus conocimientos y experiencias. Me senté con él en un modesto café en un concurrido centro comercial de Tegucigalpa, Honduras en una tarde de miércoles. Cuando terminé la reunión con él, yo seguía pensando lo mismo que al inicio; pero ahora yo tenía ciertos adjetivos que agregar para describir a Fernando. Adjetivos para describir los impresionantes números logrados por este joven nacido en Guápiles, provincia de Limón, en el caribe de la hermana república de Costa Rica hace 33 años.Nunca me imaginé que estaba hablando con el instructor con más alumnos registrados (137,922 alumnos en 22 cursos) en idioma español (España y América Latina juntas ) en UDEMY ( plataforma en línea de aprendizaje cuyo primer curso fue lanzado en 2010).Realmente necesité cierto tiempo para di…

VIKTOR FRANKL: UN SER HUMANO EXTRAORDINARIO

Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Marzo 13, 2019

La primera vez que escuchéhablar de Viktor Frankl (nacido el 26 de marzo de 1905, fallecido el 2 de septiembre de 1997) fué a principios de la década de los noventas al leer el libro los 7 hábitos de la persona altamente efectiva del reconocido autor Stephen Covey. De inmediato quedé profundamente impresionado de la odisea por la que atravesaron él y algunos de los miembros de su familia, en los campos de concentración deAuschwitz principalmente, aunque estuvo en varios más durante la Segunda Guerra Mundial. Frankl provenía de una familia judía de clase media establecida en Viena, Austria. Desde muy temprana edad demostró una natural habilidad para todo lo relacionado con la mente humana, llegando a estudiar medicina y graduarse de la especialidad de neurología y psiquiatría en 1937. De hecho, su carrera profesional iba en ascenso cuando fué deportado  en 1942 junto a su familia. Durante los años siguientes, en dif…