Skip to main content

LA PIETÁ DE MIGUEL ÁNGEL




Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo
www.jorgemanuelzelaya.com
Julio 30, 2019


Me hubiese gustado mucho ser escultor, pero no lo soy. Me hubiera fascinado tener el talento de poder enfrentarme a una roca de mármol en bruto y hacer algo precioso de ella, sin embargo, no tengo ese talento. Ahora bien, de todas las esculturas hay una en particular de la cual estoy profundamente enamorado: La Pietá (Piedad en español) de Michelangelo Buonarroti ( nacido el 6 marzo 1475  –  fallecido el 18 febrero de 1564). Todavía no he podido identificar lo que la hace tan especial para mí:  no sabría decir si es la divinidad ( llena de juventud ) de María que en sus manos tiene a su hijo  el Cristo muerto o es por la majestuosidad inverosímil del trabajo en cincelado del mármol de Carrara. No sabría decir si es por su armonía o por su absoluto enfoque en los detalles. Sin embargo, he llegado a pensar que hay una conexión emocional que podría ser la razón de tan profunda admiración de mi parte: Mis padres me heredaron una copia en miniatura en yeso de la Pietá cuando tuvieron la oportunidad de verla personalmente en el único viaje de la estatua fuera de la Basílica de San Pedro, cuando fue trasladada en barco para la Feria Mundial de Nueva York en 1964. ( lugar donde hoy día se levanta una placa conmemorativa  en el Flushing Meadows Corona Park de Nueva York.)
Sin embargo, la finalidad principal de escribir estas líneas no es precisamente sobre la obra de Miguel Ángel en sí, sino más bien lo que la obra podría representar para cada uno de nosotros en nuestras vidas. Y la raíz de todo es la frase de Miguel Ángel que no deja de rebotar en mi mente:   “ Yo lo único que hice fue retirar el mármol de María y Jesús. Ellos ya estaban ahí.”  
Ese pensamiento me ha retado. Y mi intención al respecto es atrevida, ya que pretendo extrapolar a nuestra vida personal los tres elementos más importantes de la escultura:  el mármol, el cincel y el escultor.

El mármol.  ¿Qué tal si el mármol es la vida misma? La suma de las decisiones, escogencias y proyectos. Nuestro camino desde el nacimiento hasta la muerte. Nuestras obras en la vida personal y profesional.

El cincel. ¿Qué tal si el cincel son las herramientas, destrezas, habilidades, conocimientos y competencias que usamos para que la vida sea un proyecto valioso para nosotros y los demás?

El escultor. ¿Qué tal si el escultor de la nuestra propia vida somos nosotros mismos?   En lo personal, creo que aquí es donde radica la verdadera magia de la escultura llamada vida. El joven Miguel Ángel de 24 años fue el autor responsable de la obra dándonos una lección de que todos podemos esculpir una obra maestra de la vida que nos ha tocado vivir.

Nuestro nacimiento es el minuto cero donde se nos entrega el mármol. Desde nuestro primer aprendizaje natural dan inicio una serie de experiencias diarias para aprender informal y formalmente, en la familia y en aula, en las buenas y en las malas. Pero el creador de la obra es el escultor. Sin lugar a dudas, nuestra vida es una escultura de la cual somos los responsables de esculpir una obra de arte aun con todas las limitaciones propias y externas; logros y fracasos;  desventuras y festejos.

Ahora bien, el mensaje aún más importante de todo esto radica en algo más bien simple. Si la majestuosa Pietá de Miguel Ángel estuviese guardada en un lugar cerrado donde nadie se beneficiaría de su belleza al disfrutar de ella, la obra no sería TAN importante y especial. Lo mismo aplica para nuestra vida. Una vida esculpida que no sirve a otros de inspiración, de aprendizaje, de apoyo, de servicio   y de amor puro … pierde su sentido más básico de existencia. Es una escultura que nadie disfruta.  



Comments

Popular posts from this blog

EL DECÁLOGO DE MAVILA

“Un viaje de mil millas debe comenzar con un simple paso” Proverbio Chino.

En mis clases de Gestión de la Calidad en los distintos Programas de Maestría en la Universidad Católica de Honduras, hay un tema que me apasiona particularmente porque tiene que ver directamente con mi país, con la Región Centroamericana y con Latinoamérica entera. Es un tema teórico pero con una aplicación práctica real. Es un tema fácil de entender, pero difícil de aplicar. Es un tema en que todos coincidimos, pero pocos aplicamos. Ese tema es el Decálogo del Desarrollo de Octavio Mavila.

Octavio Mavila, distribuidor de motocicletas japonesas en Perú durante décadas, viajó varias veces al Japón por negocios. Su inquietud por saber cuál era la diferencia principal entre los obreros japoneses y peruanos lo llevó a estudiar con detenimiento cada viaje y descubrir que la clave era la forma como los niños japoneses aprendían progresivamente los valores de la vida. Tal observación lo impulsó a fundar el Instituto del …

FERNANDO HERRERA: EL PROFESOR DE 33 AÑOS DE EDAD CON 137,000 ALUMNOS.

Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Junio 11, 2019 La primera vez que platiqué en persona con Fernando Herrera me pareció un hombre sencillo, un tanto introvertido y con sinceros deseos de compartir sus conocimientos y experiencias. Me senté con él en un modesto café en un concurrido centro comercial de Tegucigalpa, Honduras en una tarde de miércoles. Cuando terminé la reunión con él, yo seguía pensando lo mismo que al inicio; pero ahora yo tenía ciertos adjetivos que agregar para describir a Fernando. Adjetivos para describir los impresionantes números logrados por este joven nacido en Guápiles, provincia de Limón, en el caribe de la hermana república de Costa Rica hace 33 años.Nunca me imaginé que estaba hablando con el instructor con más alumnos registrados (137,922 alumnos en 22 cursos) en idioma español (España y América Latina juntas ) en UDEMY ( plataforma en línea de aprendizaje cuyo primer curso fue lanzado en 2010).Realmente necesité cierto tiempo para di…

2019: ANTES QUE RESOLUCIONES, MEJOR PREGUNTAS DE AÑO NUEVO

Por Jorge Manuel Zelaya Fajardo www.jorgemanuelzelaya.com Enero 1, 2019
Hal Gregersen no me conoce personalmente a mí. Yo no lo conozco personalmente a él tampoco; pero él es en gran parte responsable de que yo escriba estas líneas. El doctor Gregersen es el director ejecutivo del Centro de Liderazgo del MIT (siglas en inglés del Instituto Tecnológico de Massachussets) a la vez que el autor del libro “ Las preguntas son las respuestas.” publicado en noviembre del año recién pasado. En su forma de pensar he encontrado reflejado el hilo intelectual de algo que he experimentado durante varios años en mi vida personal y profesional; pero que particularmente acabo de validar al cierre del año 2018. Cuando empecé mi carrera docente a los 18 años de edad (y en los años subsiguientes) yo estaba completamente seguro de que mi éxito como profesor debía consistir en que fuera capaz de saber TODAS LAS RESPUESTAS de las preguntas formuladas por mis alumnos. Posiblemente por mi corta edad y experiencia,…